Durante la década de los ochenta el club vivió un nuevo esplendor abanderado por sus secciones de fútbol y baloncesto, casi ya las únicas dos representantes de la entidad al haber sido clausuradas la mayoría de las otras secciones deportivas. Sobre todo, la levedad del foot-ball y su condición de sport marginal, puro entretenimiento de segunda clase en aquel tiempo comparado con los toros, el cine o el teatro, enrevesa la búsqueda de información contrastada acerca de cómo sobrevivió el Madrid Club de Fútbol a la lucha fratricida que rompió España y quiénes fueron los protagonistas de aquella epopeya agónica que durante mucho tiempo tuvo al club al borde de la desaparición. Injusto olvido, aunque comprensible, puesto que el nuevo siglo pareció atraparnos en una profunda amnesia sobre muy distintas áreas. En amplias áreas del territorio galo (Bretaña, alrededores de París o País Vasco-Francés, por ejemplo), el rugby superaba al balompié en protagonismo.

«No era un gran seguidor del futebol», reconocía Eder Militao cuando comenzó a destacar en este deporte, en las filas del Sao Paulo. Con este triunfo, Nacional se consagró como el primer tricampeón mundial invicto, gesta igualada años después por el São Paulo FC de Brasil. Hay una especial, como la de juego, que vale 120 euros. El club informa el 3 de noviembre del acuerdo para la renovación de Rafael Alcántara, hasta el 30 de junio del año 2020 pasando su cláusula de rescisión a 75 millones de euros. Al año siguiente, 1949, se inició la época del «Dorado» del fútbol colombiano, con la contratación por parte de Millonarios de Adolfo Pedernera y la posterior llegada de Alfredo Di Stéfano y Néstor Raúl Rossi. Setenta y cinco años después de su llegada tiene un busto dedicado y el centro de formación de La Joneleire, uno de los más prestigiosos de Francia, luce orgullosamente su nombre, al igual que el torneo de fútbol juvenil organizado cada año por el club nantés.

Diego Cuenca (Barcelona 4-XII-1927 – Montendre, Francia, enero 2012) es un absoluto desconocido entre nosotros, por más que se alzara con un campeonato francés. Louis-Albert Oudart, mandatario del Sedan-Torcy, no fue ajeno a sus progresos y le extendió su primer contrato profesional en 1953. Francia, como el resto de Europa, empezaba a reconstruirse. Cuando formó un trío defensivo con Quesada y el portero Martínez «impasable», como adjetivaban los cronistas de Madrid en las victorias ante el gran rival, el Athletic Club de Bilbao. Tras diversas negociaciones entre el técnico valencianista Unai Emery, el secretario técnico Braulio Vázquez y el presidente Manuel Llorente para su posible renovación y continuidad en el equipo, el futbolista decide que el contrato que le ofrecen no reúne las condiciones que él espera y lo rechaza. El jugador espera noticias en Los Ángeles, cabizbajo tras comprobar que no entra en los planes de Mou pero con ganas de encontrar un nuevo equipo en el que jugar con regularidad. Hijo de republicanos, abandonó con sus padres la ciudad condal en febrero de 1939, cuando la victoria franquista no ofrecía dudas y comenzaban a llegar noticias del trato que los vencedores dispensaban a sus enemigos por las plazas recién tomadas.

Ahí están los casos de Just Fontaine, máximo artillero en una fase final de los Campeonatos del Mundo (con ancestros españoles) o Raymond Kopa, tercera equipacion real madrid gran astro europeo de los 50 y primeros 60 (hijo de mineros polacos). En sus últimos años de vida su mejor recuerdo del fútbol era el mundo que había conocido gracias a él. Aunque el balance no fue muy positivo en una época en la que jugar de visitante era un hándicap debido a la poca información que se tenía sobre los equipos rivales y sus estilos de juego, el club obtuvo un mayor reconocimiento e ingresos que permitieron que la entidad siguiese con su evolución. Y el de las tres franjas de la marca, sobre los hombros. Tres años después, en 1966 y cuando el jugador hispano-argentino se retiró, el conjunto blanco volvió a ganar la Copa de Europa tras derrotar al Fudbalski klub Partizan de Belgrado por 2-1. El equipo fue recordado popularmente como el «Madrid Yé-yé». Luego de tres años, Nacional recuperó el título de campeón uruguayo en la temporada 2008-09 dirigido por Gerardo Pelusso. Se aseguró el título venciendo por 3:1 al Cúcuta Deportivo en la Capital de la república, haciendo su diferencia indescontable.

Si usted acarició este artículo y usted quisiera obtener muchos más datos sobre equipacion real madrid amablemente echa un vistazo a nuestro propio sitio web.